2 minutos de lectura

De producción de cerveza a agua embotellada: 2 lecciones de negocio

De producción de cerveza a agua embotellada: 2 lecciones de negocio

La pandemia por el nuevo coronavirus asestó el golpe final a empresas de servicios que venían con problemas económicos como Hertz y Avianca, pero también tomó por sorpresa a miles de compañías que, al no pertenecer a un sector esencial, no tuvieron otra opción que cerrar la cortina.

Si bien para muchas empresas la pandemia representó un problema, para otras presentó una oportunidad. Hay sectores que, por la naturaleza de su negocio, la pandemia les pavimentó el camino para que andaran con paso firme, tal es el caso de las compañías de entrega a domicilio, pero hubo otras que tuvieron que adaptar sus líneas de producción para seguir activas, tal es el caso de las cerveceras y las manufacturadoras automotrices.

En México, como en muchos países del globo, durante la fase más crítica de la pandemia se prohibió la actividad comercial de las empresas no esenciales y, más aún, se prohibió específicamente la producción de cerveza y en muchas ciudades del país hubo ley seca, la cual prohibe, a su vez, la venta de alcohol.

Grupo Modelo, en vez de cerrar totalmente su producción, hizo adecuaciones a su línea productiva y comenzó a embotellar agua purificada dirigida a grupos vulnerables. De manera similar, en Estados Unidos, Ford, la emblemática productora de automóviles, modificó sus plantas para ensamblar respiradores para hacer frente al nuevo coronavirus.

Ya lo dijo Darwin, la adaptación es lo que ha permitido la supervivencia de las especies y lo mismo se aplica a las empresas. Un par de aprendizajes que nos han dejado estos ejemplos de adaptación empresarial son:

1- El proceso productivo es el corazón de las empresas de manufactura, pero la tecnología es el esqueleto que agiliza su operación. Cualquier organización que pretenda hacer un cambio en sus líneas productivas debe regresar al laboratorio para hacer pruebas, pero la tecnología habilita que los escenarios hipotéticos con diferentes listas de materiales, procesos, pruebas de calidad, costos, proveedores, etc., puedan ser analizados rápidamente de manera digital sin tener que recurrir a la prueba y error, lo que cuesta tiempo y dinero.

2- La transformación digital permite que las empresas experimenten con nuevas estrategias sin perder su valor. Las organizaciones digitales cuentan con la información necesaria para correr todos los escenarios posibles y encontrar la ruta con mayor retorno de inversión.

En este momento de quiebre, las empresas deben prepararse no para regresar a lo que eran antes de Covid-19, sino para ser lo que les habría gustado ser para haber enfrentado de mejor manera la crisis.

¿Está listo para transformarse?  

Suscríbase a nuestro blog

Y obtenga contenido para el crecimiento de su empresa