3 minutos de lectura

Historia de la contabilidad

Historia de la contabilidad
El hombre ha contado desde su aparición: cuántos animales cazó, cuántos frutos recolectó, cuántas personas forman la tribu, etcétera. Fue esta necesidad la que lo llevó a representar sus ideas a través de letras y números. Al evolucionar, sus métodos de registro se volvieron más complejos al punto en el que desapareció el trueque y nació el comercio. 
 
Con el advenimiento del comercio surgieron las primeras formas de contabilidad anotando lo comprado, lo vendido y lo prestado. Con el surgimiento de la moneda metálica, la contabilidad también se volvió más compleja. 
 
Los primeros registros contables son unas tablillas de barro cocido utilizados en la Babilonia de 2600 a.C. Asimismo, los primeros títulos de crédito fueron encontrados en papiros provenientes de Egipto. La cultura griega, cuna de la civilización moderna, llevaba la contabilidad por obligación legal, tanto a nivel particular como a nivel confederación. En Roma surgen los banqueros negociantes de plata que llevaban, por ley, un libro de efectivo, uno de depósitos y uno más de diario. 
 
En la Edad Media y principios de la Era Moderna, existieron casas comerciales y factorías en Génova y Venecia que empleaban contadores. Sus apuntes evolucionaron de la partida sencilla o apuntes sueltos a la partida doble. 
 
El primer libro que se conoce sobre contabilidad por partida doble, el Digráfico o Método Italiano, fue publicado por Fray Lucas Pacioli en 1494 en Italia. 
 
A finales del siglo XVI la contabilidad se desarrolló en Inglaterra, Italia, Bélgica y España bajo el sistema Dare o Habere, latín de Debe y Haber. Fue hasta el siglo XII cuando los lores emplearon especialistas para la revisión de sus cuentas (contadores).
 
La contabilidad llegó a América gracias al descubrimiento de nuestro continente y a través del desarrollo comercial de la región. Fue utilizado para contabilizar mercancías e impuestos. Se reguló a los contadores y tesoreros mediante las Leyes de Indias. 
 
No obstante la oficialización de la contabilidad por los españoles conquistadores, en el imperio Azteca ya se llevaba registros contables de impuestos. De hecho, los primeros colonizadores utilizaron estos registros sistemáticos para determinar las tributaciones al gobierno colonial. 
 
Luego de la conquista, se elaboraron los primeros libros de contabilidad en los que se estipulaba que se pagara una quinta parte de lo obtenido a la corona española. Fue a mediados del siglo XIX cuando la contabilidad adoptó la tendencia francesa llamada Teneduría de libros. 
 
En 1845, se estableció el primer instituto para la enseñanza comercial, el cual ofrecía entrenamiento profesional de cuatro años. Luego de la Intervención Francesa y el triunfo de la Nación, el presidente Benito Juárez abrió la Escuela Superior de Comercio y Administración, siendo la primera escuela de contaduría de América. 
 
En 1905 se estableció formalmente la carrera de Contador de comercio y Perito de la administración pública. En 1929, estrenando su autonomía, la Universidad Nacional de México creó la Facultad de Comercio y Administración, de la cual egresaron contadores públicos. 
 
El presidente Lázaro Cárdenas instauró al Instituto Politécnioco Nacional e incorporó a la Escuela Superior de Comercio y Administración, la cual permanece hasta la actualidad. 

Concepto de contabilidad

 
La contabilidad es el ejercicio profesional de carácter científico, que fundamentada en teoría específica y a través de un proceso, satisface la necesidad social de obtener y comprobar información sobre la situación financiera de cualquier entidad para establecer sistemas de control y la toma de decisiones de carácter privado y público. 

Objetivos de la contabilidad

 
Algunos de los objetivos más importantes de la contabilidad son: 
 
Registrar de forma clara y precisa, todas las operaciones efectuadas por la empresa durante el periodo contable
Establecer un control riguroso sobre cada uno de los recursos y las obligaciones del negocio
Proporcionar una imagen clara y verídica de la situación financiera de la empresa
Prever con bastante anticipación el futuro financiero de la empresa
Brindar la información probatoria conforme a lo establecido por la ley. 
 

Características de la información contable 

 
La información contable de una empresa debe mostrar hechos verídicos y que su registro corresponda a la correcta medición y valuación según las reglas de validación del sistema contable. 
Los usuarios de la información financiera requieren de la claridad para identificar todos los factores implícitos en la información (la interpretación de estados financieros), así como aquellos hechos que tengan un efecto importante con relación a la información y que por si solos no se identifican. La información debe de revelar todos los elementos y factores que puedan ser determinantes para la toma de decisiones. 
Debe de ser comparable, pues de esa forma podrá la empresa tener referencia de las variaciones con relación a la información de otro periodo o con relación al comportamiento de otras empresas. 
La información toma un valor especial y superior cuando esta llega en el momento adecuado, la empresa, necesitará tener de manera oportuna la información financiera
La forma de registrar debe ser estable, asegurando que los sistemas no cambien en el tiempo, observando sus resultados a través de la aplicación de las mismas reglas para la captación de datos, su cuantificación y presentación.
 

Suscríbase a nuestro blog

Y obtenga contenido para el crecimiento de su empresa