1 minutos de lectura

¿Para qué quiero un Ferrari?

¿Para qué quiero un Ferrari?

Adquirir un software de gestión empresarial no es cosa fácil. En primer lugar, estamos comprando un intangible, un producto construido con código invisible para el usuario final y, en segundo lugar, aún cuando no podemos tocarlo, al ver todas las capacidades que tienen, nos asustamos porque no sabemos si realmente necesitamos tantas funcionalidades.

Es por eso que cuando nos acercamos a nuestros clientes de manufactura ofreciendo nuestro software de gestión de manufactura junto con SAP Business One, el ERP más robusto y exitoso de su segmento, es común que nuestros clientes lo "cosifiquen" y lo comparen con un automóvil.

"¿Para qué quiero un Ferrari"? Nos han preguntado en más de una ocasión. Si tomamos prestada la analogía automotriz, efectivamente nuestro software cuenta con el mejor diseño y desempeño, pero, por lo mismo, hay quien cree que esto le queda grande a su organización porque lo único que requiere es un sedán austero.

Esta podría ser una evaluación correcta, pero cuando elegimos un automóvil no consideramos únicamente el momento presente, sino que vemos al futuro y tomamos en consideración las necesidades que podamos llegar a tener como la cantidad de hijos, la edad de nuestros padres, el uso que se le dará (solo ciudad o viaje), el equipamiento, el mantenimiento, etc.

Es posible que un sedán austero nos venga bien hoy, pero dejará de ser cómodo cuando crezca la familia.

Asimismo, nuestro software, a diferencia de un automóvil que ya está ensamblado, es modular y podemos crecerlo por partes: podríamos comprar solo la plataforma con los ejes y el volante, agregar el chasis en unos años, poner el quemacocos en unos años más, por poner algunos ejemplos.

Un software de gestión empresarial es una inversión a muy largo plazo. Se debe considerar que se utilizará al menos diez años para poderle sacar el mayor provecho.

Con esto en mente es que nos gusta decirle lo siguiente a los clientes: "sí, nuestro software es un Ferrari, pero está hecho de Lego, por lo que puedes ir agregando los bloques en el orden que necesites y en el tiempo que mejor te convenga".

¿Está listo para poner la primer pieza?

Suscríbase a nuestro blog

Y obtenga contenido para el crecimiento de su empresa